viernes, 21 de marzo de 2014

EL CIGARRILLO ELECTRONICO

El cigarrillo electrónico es un dispositivo diseñado para reemplazar los cigarrillos de tabaco regulares en los fumadores. El principio de funcionamiento es simplemente una batería eléctrica que activa un mini-vaporizador, el cual convierte el líquido contenido en una cápsula de vapor, imitando así el humo del cigarrillo real.








 Las principales sustancias que contiene el líquido son: propilenglicol (este compuesto tiene múltiple usos como por ejemplo para productos cosméticos o como anticongelante para alimentos), glicerina vegetal que se emplea en múltiples alimentos, nicotina en diferentes dosis como opcional (por lo general entre 0 mg y 36 miligramos por mililitro), sabores y aromas opcionales.

Si comparamos estos compuestos con los incontables que presenta el cigarro convencional parece a priori que este nuevo método para fumar supone un avance y puede resultar menos dañino.

Entre las ventajas que presenta este tipo de dispositivo se encuentran principalmente dos: la ventaja económica ya que supone una reducción en el gasto bastante importante (1 recarga equivale a un cartón de tabaco que contiene 10 paquetes) y por otro lado, el “humo” que expulsa, no afecta a los fumadores pasivos. Además presenta la posibilidad de ir reduciendo los niveles de nicotina con lo que si nuestro propósito es dejar de fumar finalmente podemos optar por 0 mg de nicotina.

Sin embargo, estudios recientes demuestran que el cigarrillo electrónico está todavía por conocer y estudiar. Un neumólogo muestra datos de un estudio que evaluó el impacto del uso de este cigarrillo en la función pulmonar, durante 10 minutos, en pacientes no fumadores y en fumadores sanos o con patología con obstrucción crónica de la vía aérea.

Así, se comprobó que el cigarrillo electrónico "aumentaba de forma inmediata la resistencia de la vía aérea y disminuía su poder conductor del aire a través de la misma", asegura Solano. Además, el efecto fue mayor en el grupo de no fumadores y fumadores sanos.

Actualmente no existe regulación alguna para la venta de este producto en España, salvo para menores de edad. Sin embargo, en otros países, como Australia y Canadá, se ha prohibido su venta completamente.


Carmen María Chica Jurado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada