viernes, 7 de febrero de 2014

EXPERIMENTOS QUE UTILIZAN DROGAS PSICOACTIVAS EN ANIMALES


El efecto de la cocaína en la sociedad de las abejas

Científicos de la Universidad Macquarie, en Australia, no tenían mucho que hacer (o habían tomado drogas psicoactivas) cuando se les ocurrió probar la siguiente hipótesis: “La cocaína tiene los mismos efecos devastadores en una sociedad de abejas que en la sociedad humana”. Algunas abejas fueron separadas de la población y dosificadas con cocaína para luego ser liberadas con el resto de la población en su búsqueda de ázucar. Aunque las abejas adictas no dejaron de buscar y econtrar ázucar, la otra “ázucar” si les provocó que sobreinformaran a sus contrapartes en el panal, exagerando su danza oscilatoria con la que informan a las demás. No se equivocaron en la ubicación, pero sí en la cantidad. 


NASA prueba la influencia de las drogas psicoactivas en el diseño de las arañas 

En el que es el estudio seminal sobre drogas y sus efecto en animales, científicos del Masrhall Space Center probaron hace más de tres décadas distintas sustancias psiocactivas en arañas (cafeína, marihuana, LSD, etc.) para ver cómo “resistían a la toxicidad de estos químicos”. Al parecer la telaraña en LSD es la que conserva más sus patrones geométricos.


Dosifican elefante con dosis de LSD para 3 mil personas y muere cinco minutos después

En el más brutal de los experimentos de esta lista, el inconsciente científico de la Universidad de Oklahoma Joylon West dosificó a un elefante con 297 mg de LSD, una dosis suficiente para que cerca de 3 mil personas sientan los efectos de este psicodélico, en palabras del investigador “una marcada perturbnación mental” Joylon West estaba investigando la similitud entre los ataques de furor que experimentan algunas personas bajo ciertas drogas y los casos de algunos elefantes que entran en un estado de fuga sobrecogidos por una furia inexplicable. Había calculado, supuestamente la dosis equivalente para que un elefante de 14 años y 3200 kilos padeciera esta furia en una situación controlada. Sin embargo, el pobre Tusko, cinco minutos después de tomar el LSD, se colapsó, defecó y poco después murió, pese a que su pareja Judy lo había intentado sostener. Joylon West todavía tuvo el descaro de concluir “Parece que los elefantes son altamente sensibles al LSD, algo que podría probar ser útil en África

El doctor John Lilly da LSD a los delfines para comunicarse con ellos

Pionero en la comunicación animal y en el estudio de “la biocomputadora humana” empleando psicodélicos para reprogramar el cerebro, John Lilly estudio varios años a los delfines en su intento de comunicarse con estos inteligentes animales, algo que logró de manera telepática, según su percepción. Lilly reporta el caso de una delfín que no le gustaba tener contacto con los seres humanos, pero que en LSD-25, después de dos años de alejarse, 40 minutos después de una inyección de 100 mcg, esta delfín se acercó nadando al Dr. Lilly, en un estado de inusitada tranquilidad, con un ojo afuera del tanque y un ojo viéndo al doctor que buceaba, así meditando en samadhi por 10 minutos sin moverse. Lilly, que desarrolló su propio lenguaje gestual con los delfines, concluyó que el LSD hace que estos cetáceos se vuelvan dóciles y regulen el ritmo de sus vocalizciones.

Experimentos tan absurdos como inecesarios. 

Sergio Rayo

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada